Eros Ramazzotti confiesa que le gustaría grabar salsa, darle un tema a Luis Miguel y se molesta cuando le preguntan de sus problemas con los ecuatorianos.

00000012

Eros Ramazzotti espera que México le dé más que cualquier otro de los países en los que ha presentado su más reciente espectáculo, New World Tour.

“De México espero más (que en otros países), cuando yo hago los conciertos doy todo de mí, pero no le voy a dar más de lo que le he estado dando a otros países.

“Si la gente me viene a ver es porque le gusta mi música y mi espectáculo”, comentó el cantante italiano, quien ofreció ayer su primer concierto en el País.

Eran las 17:40 horas del lunes, el video de la canción “Cosas de la Vida”, del disco Todo Historias, su más reciente producción, se proyectaba y al término de éste, Eros apareció por una puerta del salón Pegasso del Hotel Nikko diciendo: “¡Hola!”.

Se sentó, miró a todos los presentes que llenaron el salón y empezó la sesión de preguntas respuestas, en las cuales dijo que tal vez algún día grabe salsa y le gustaría que Luis Miguel le pidiera una canción.

Jugando con los micrófonos que se encontraban en la mesa, Eros comentó que esperaba mucho del público mexicano en el primer concierto que daría en el Auditorio Nacional.

Indicó que hasta ahora se presentó en México porque había sido requerido en otros países.

“Yo pienso que México es un país muy difícil”, dijo.

Mirando a todos, sin dejar de jugar con los micrófonos, y algunas veces inquieto, señaló que espera que con este concierto la gente se dé cuenta que es un artista válido.

Eros no quiso que le tradujeran las preguntas al italiano y comentó que cree que en México no se conoce muy bien su música.

El intérprete se mostró un tanto molesto cuando se le cuestionó sobre los problemas que tuvo recientemente con la prensa ecuatoriana.

“Si a los periodistas no les caigo bien, cualquier cosa que yo haga la fuerzan mucho. Yo no tengo problemas con los periodistas, son ellos los que tienen problemas conmigo; soy una persona normal, que a veces se aleja bastante”.

Señaló que no trata de imponer su música, además nunca la hizo con la intención de conseguir el éxito, aunque ahora ha alcanzado la cúspide en algunos países como Suiza y Australia.

Desde hace cinco discos que Eros interpreta sus melodías en español, pero señaló que no en todos los países de habla hispana lo conocen, aunque aclaró que ese no es problema de él sino de su compañía disquera, que tiene que checar cómo está el mercado musical a donde va a entrar.

Definiéndose como un artista que nació siendo músico, dijo que en sus discos han tenido influencias de muchas partes del mundo, pero principalmente de los estadounidenses e ingleses, a quienes siempre ha admirado.

“A mí me gusta crear la música que pueda escuchar durante más de cinco minutos, nací con la idea musical, es inútil esconder que los estadounidenses y los ingleses nos han enseñado a hacer música”.

Explicó que algunas de sus canciones ecológicas no las hace aprovechándose de lo que ocurre, sino que le nacen, además dijo que no por ser cantante tiene más responsabilidades que otro ser humano.

“Yo hago música, junto letras, una canción de amor en lugar de un drogadicto, algunas otras tienen responsabilidades en la vida, pero todas son cosas positivas que reflejan lo que me gusta hacer, no hay necesidades de buscar particularidades”.

Para él es muy importante tratar de sensibilizar a la gente con canciones que den un mensaje.

Queriendo bromear con la gente, él mismo preguntó “¿Tengo éxito en México?”, para luego agregar que nunca pensó llegar a ser lo que es, aunque de manera modesta comentó que el éxito es él mismo, por su manera de ser y tratar a la gente.

“Quiero ser juzgado por lo que soy, con un carácter difícil y con una personalidad marcada. El éxito no me ha cambiado nunca y no lo busco”.

Ya más relajado, también dijo que su música le ha ayudado a cambiar su vida y no pretende modificar la de los demás.

En tono de broma, dijo que con tanto trabajo a veces no tiene tiempo para él porque es una forma de vida difícil, en la que a veces ni siquiera puede estar con alguna mujer porque le huyen.

“Es que las toco”, indicó al tiempo en que soltó una carcajada.

Volviendo a la seriedad explicó que en su espectáculo incluye una escenografía con varios espejos, aunque a él no le gusta verse en ellos, están incluidos porque al ingeniero de luces le agradan y además hacen un buen efecto.

Además de crear sus propias letras, cantarlas, Eros también es aficionado al futbol, por lo que es el presidente del equipo nacional de músicos italianos.

Rocío Morillo
[El Norte]