Con más de 55 millones de álbumes vendidos en todo el mundo, Eros Ramazzotti es uno de los artistas italianos más populares. Desde su primer sencillo de éxito, Terra Promessa (“Tierra prometida”), que se encumbró en las listas en el año 1984, el cantautor ha seguido hechizando al público a lo largo de su carrera, llegándose a convertir en una de las estrellas más famosas y queridas en el mundo de la música incluso fuera de su patria.

Ramazzotti pone de manifiesto sus impresionantes dotes de cantante y figura del espectáculo también en sus diversas giras. Como por ejemplo en Zúrich, donde el artista romano ha llenado dos días seguidos el Hallenstadion y ha hecho las delicias de los asistentes.

Entre sus actuaciones, el apasionado futbófilo no dejó escapar la oportunidad de hacer una visita a la sede de la FIFA. Allí se reunió con el presidente Joseph Blatter, y a continuación concedió una entrevista a FIFA.com.

El fútbol es música

Sr. Ramazzotti, bienvenido a la casa de la FIFA.
Gracias. Me alegro de estar aquí, en este bellísimo edificio. He dado dos conciertos en Zúrich, dos conciertos fantásticos. El público zuriqués es sencillamente increíble. Me ha recibido con los brazos abiertos. Mi más sentido agradecimiento a todos mis fans de Zúrich.

¿Le gusta el fútbol?
No se puede hacer semejante pregunta a un italiano… (ríe). A los italianos nos enseñan a amar el fútbol desde la cuna. Para los italianos sólo hay fútbol y música. Es más, somos un país de entrenadores: siempre somos los que mejor sabemos cómo tiene que jugar nuestro equipo predilecto. Llevamos el fútbol en los genes. El fútbol siempre ha sido la manera más sencilla de olvidar los problemas cotidianos de nuestro país.

¿Qué tienen en común el fútbol y la música?
Hay músicos, hay melodías, que se quedan con nosotros para siempre. El fútbol también, en determinados momentos. Además, durante un partido de fútbol se viven emociones muy distintas; también la música puede ser muy emotiva. La música y el fútbol están relacionados. Ahora que estoy aquí, en la FIFA, me estoy dando más cuenta de eso. Es asombroso cómo la gente de todo el mundo ama este fantástico deporte.

La FIFA puede y debe seguir ayudando a aquellos que no tienen los medios que tenemos nosotros para vivir y experimentar el fútbol. Ésa es una de sus misiones más importantes. El fútbol, al igual que la música, une a los pueblos. Y esto no es sólo una frase bonita. Es un hecho.

Es difícil de creer, pero el 28 de octubre cumplirá usted 50 años. Echemos un poco la vista atrás: ¿quién era su ídolo futbolístico de pequeño?
Recuerdo con mucho cariño los tiempos de la brillante selección brasileña de los años 70, con jugadores como Rivelino y naturalmente Pelé. Luego fui un devoto del fútbol holandés, gracias a jugadores como Johnny Rep y Johan Cruyff. En Italia me entusiasmaba por aquella época con Gigi Riva y Roberto Bettega; más tarde, naturalmente, con Michel Platini y con todos los demás grandísimos futbolistas que hacen de este deporte algo tan fabuloso.

¿Juega al fútbol de vez en cuando?
No, ahora ya no juego. Pero a finales de los años 80 fui titular del equipo nacional de músicos. Organizamos muchos partidos por toda Italia para obras de beneficencia. Realmente fueron unos años fenomenales.

¿En qué posición jugaba mejor?
Era delantero. Solía actuar por la banda izquierda y tenía la costumbre de penetrar hacia el interior para disparar con mi pierna derecha, que era muy temida por los porteros contrarios.

Usted es seguidor del Juventus. Estará satisfecho con la campaña que acaba de hacer su equipo, ¿no?
Estoy muy satisfecho desde hace dos años. El entrenador Antonio Conte ha hecho un trabajo fuera de serie y ha dado al equipo un impulso evidente. La familia Agnelli puso los medios para lograrlo. Así la Juve ha podido emprender una nueva era, que sin duda perdurará. Lo que me preocupa es que el Bayern de Múnich también ha iniciado una nueva era llena de éxitos… (ríe). Espero que el Juventus contrate un par de buenos jugadores y siga creciendo. En ese sentido también será importante su flamante estadio. Con la construcción del nuevo coliseo, el club ha dado un gran paso al frente.

¿Anticipa con ilusión la Copa Mundial de la FIFA 2014™ en Brasil? ¿De qué cree que será capaz la Squadra Azzurra allí?
La Squadra Azzurra es imprevisible, pero en los grandes torneos suele hacer un buen papel. En nuestra liga tenemos demasiados jugadores extranjeros, y eso dificulta el trabajo de los seleccionadores a la hora de cubrir todas las posiciones del equipo con jugadores nacionales. No se trata de un problema exclusivamente italiano; a otros países les pasa lo mismo. Los favoritos para el título mundial son Brasil y Argentina. Nosotros contamos con una gran figura: Cesare Prandelli es un técnico estupendo. Tengo plena confianza en él. Haremos un Mundial formidable; de eso estoy convencido.

El mes que viene Italia volverá a participar en la Copa FIFA Confederaciones. ¿Qué importancia tiene ese ensayo general para el campeonato del mundo?
Yo tengo confianza. La Copa Confederaciones es un entrante perfecto de cara al Mundial. Es fantástico celebrar un campeonato de tanto nivel antes de la cita global. Como me encanta el fútbol, seguro que no me perderé ningún partido. Espero que Italia llegue lejos.

¿Se podría definir el fútbol con la letra de alguno de sus éxitos? Y en caso afirmativo, ¿con cuál?
Con uno, sobre todo: Musica è. El fútbol es música.

Fuente: es.fifa.com